Lucrecio: De la realidad

Cuando a los ojos hundida en vileza la vida humana

yacía por tierra del peso de la Religión abrumada,

la cual de allá de los cielos la gran cabeza asomaba,

colgando en horrenda visión sobre los mortales su carga,

fue un hombre griego el primero que se atrevió cara a cara

los ojos mortales a alzar y a hincar ante ella la planta;

 

que a él ni rumores de dioses o rayos ni con amenazas

del cielo el rugido arredró, sino tanto más denodada

virtud le aguijó en el ánimo, a que las prietas cerrajas

que puso a sus puertas natura el primero quebrar anhelara.

Así que su vívido aliento venció, y allá vía larga

fuera avanzó de las llameantes del mundo murallas

y el todo inmenso lo fue recorriendo en mente y en alma;

de donde de vuelta nos trae la ley de qué puede que nazca,

que es lo que no, cada cosa, en fin, potestad limitada

por qué razón tiene en sí y en lo hondo hincada su valla.

Conque la Religión, a su vez, a los pies derribada

se ve patear, con el cielo su triunfo aquí nos iguala.

Algo hay que temo a propósito tal, no creas acaso

que estás a principios de impía razón viniendo y entrando

por vía de crimen. Que bien a menudo fue ella, al contrario,

la Religión, la que hechos impíos y crímenes trajo;

fue en Aúlide así, que el altar de la virgen Trívïa santo

con sangre de Ifïanasa afrentosamente mancharon

los héroes guía de hueste escogida, flor de los dánaos:

que apenas la cinta de ofrenda sus virginales tocados

ciñó a la una y la otra mejilla igualmente colgando

y junto al altar al padre sintió callándose amargo

parar y oficiantes al pie el sagrado hierro celando

y al verla llegar derramarse sus gentes todas en llanto,

muda de miedo, de hinojos caía a tierra rodando,

ni nada a la pobre podía valerle en el trance acïago

que al rey la primera con nombre de padre hubiera llamado;

no, que por manos de hombres se vió levantada y temblando

traída al altar, no ya para que, cumpliéndose el sacro

rito nupcial, la llevará el cortejo en cántico claro,

sino a que, pura, en impura pasión, en edad de noviazgo

víctima triste cayese ante el padre, herida en su mano,

a fin que la armada un viento tuviese próspero y fausto.

Tanto la Religión pudo ser autora de espantos.

Tú mismo de mí cualquier día, de voces de los profetas

aterradoras vencido, acaso alejárteme quieras.

Pues ¡cuánto en verdad podrán inventar y traer a tu oreja

de sueños que tu razón de vivir trastornártela puedan

y todas alborotan tus venturas con miedo que metan!

De la realidad, 62-100 y ss.

(vivió entre los años 96 a 55 antes de la era común)

Lucrecio

(Traducción de Agustín García Calvo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: